Tres preguntas al artista. Matthew Johnson

con 2 comentarios

Tres preguntas al artista. Matthew Johnson

Matthew Johnson, Carbondale, Colorado EEUU. Ceramista de carrera, músico de aficción, ebanista por la pasión y oficio aprendido de su padre. Escribe, dibuja, cocina. Profesor de escuela Waldorf en Carbondale. 

1. Eres un artista de diferentes disciplinas: ebanistería, dibujo, música, cerámica... ¡Eres también un excelente cocinero! En tu caso, el proceso creativo ¿siempre se desarrolla de la misma manera en las diferentes ramas del arte?

Permíteme empezar por decir que pienso que hay algo ligeramente misterioso en el proceso creativo, independientemente de en qué medio o disciplina uno esté trabajando. Es la parte que no podemos controlar, la inspiración o „musa”. Además de eso, podemos pensar sobre cómo creamos y cómo es este proceso, pero no estoy seguro si podemos siquiera explicarlo enteramente.

Cuando estoy en el momento de crear, es casi como si estuviera fuera de mí mismo, observando. Independientemente de si se trata de madera, música, arcilla etc, es como si otro ser estuviese allí, y yo mismo soy más bien como un colaborador. Ahora, diferentes medios requieren diferentes maneras de preparación: ebanistería requiere que yo tenga un claro proyecto sobre cómo encajar las cosas, el tipo de carpintería, ángulo de las superficies, etc. , todo esto ideado con anticipación. Es un ejercicio intelectual y matemático, pero también estético y creativo. Ambas partes deben estar en armonía.

La arcilla es muy diferente porque uno puede empezar básicamente con la idea de inspiración y poco más; puedo sentirme libre de trabajar con la idea y no preocuparse tanto por „cómo” va a salir. Dibujar, para mí, funciona incluso más de esta manera; puedo escoger planear algo muy técnicamente si quiero, pero también puedo... simplemente moverme. De manera errática, como en un trance. Cualquiera de las dos maneras funciona, y unir las dos es una tarea realmente divertida! Pero el dibujo es también mi manera personal de unir todos los medios, arcilla, madera, hierro, pintura, lo que sea... todo esto empieza (para mí) con un dibujo como un „calentamiento” inicial. Incluso si solamente estoy haciendo unas simples tazas de arcilla, a menudo empiezo por dibujarlas.

Para mí, la parte interesante es que cuando estoy haciendo algo (una canción, una silla, una tetera), me encuentro emocionalmente en un lugar muy similar, pase lo que pase: muy presente, calmado, contento y ESCUCHANDO lo que está llegando.

2. ¿Cuando enseñas el arte a los niños, qué parte de la enseñanza consideras la más importante? ¿Qué te gustaría que los niños aprendan de ti, aunque más adelante no dediquen sus vidas al arte?

Si se trata de enseñar a niños, creo que hay varias cuestiones importantes por atender. Pero si me tuviera que limitar a una sola, creo que los niños (y los seres humanos en general) necesitan desarrollar la habilidad de formar imágenes móviles en sus mentes, imaginar. Esto es obviamente una verdad aplicable a artistas, pero es igualmente verdad en las matemáticas, arquitectura, medicina... Si no puedes „proyectar” algo diferente, algo más, algo mejor, entonces dejamos de movernos hacia adelante.

Creo que uno de los errores más grandes es enseñar a los matemáticos solamente las matemáticas... deberían aprender como mínimo otro tanto en artes visuales y música. Incluso Einstein dijo que la imaginación era la cosa más importante para crear nuevos pensamientos en cualquier campo, tanto si se trata de la ciencia como del arte. Podemos verlo con ejemplo de Leonardo da Vinci, que tenía una habilidad increíble de imaginar cosas del futuro lejano, por ejemplo, un helicóptero.

3. Como artista, ¿te sientes de manera diferente cuando estás creando algo (como arcilla o mueble) para ti, o para venderlo? O ¿no tiene influencia este hecho en el proceso creativo?

No me siento realmente de manera diferente creando cosas para vender o no. A no ser que esté trabajando a partir de un diseño que alguien quería y yo no tenga mucha libertad... si no, es lo mismo. De hecho, está bastante bien trabajar sobre un tema específico que quiere el cliente, porque en realidad me libera de cierta manera, ya que la decisión (¿qué tengo que hacer?) ya está tomada. Puedo simplemente sentarme y dedicarme a crear.

(Matthew Johnson, Two Moons. Dice Matthew: He escrito eso el 8 de abril 2011 después de haber leído en un artículo que los científicos creen que hubo dos Lunas hace 4,5 biliones de años, una más pequeña estaba en la misma órbita, fue atraída por la gravedad de nuestra Luna de hoy, i se estrelló contra la superficie de ésta, creando relieve de montañas...)

 

2 Respuestas

  1. félix
    | Responder

    Muy interesante, me ha llamado mucho la atención cuando Matthew Johnson dice «Cuando estoy en el momento de crear, es casi como si estuviera fuera de mí mismo, observando»….. está claro que los artistas como todas las personas son cada una un mundo, únicas.

    • Dominika Dittwald
      | Responder

      Sí, Félix, estoy de acuerdo. Además, creo que es apasionante descubrir la diversidad de estos mundos privados, porque supongo que cada creador gestiona la «convivencia con su creatividad» en su día a día de manera distinta. De allí mi idea de ir entrevistando a diferentes artistas para poder apreciar y aprender de estos matices.

Deja un comentario